El papel de los probióticos y prebióticos en la salud de nuestros loros

Estamos acostumbrados a proteger a nuestros loros de bacterias nocivas, dedicando esfuerzos a mantener una buena higiene en el entorno y en los alimentos. Pero la otra cara de la moneda está en aquellas bacterias beneficiosas a las que también deberíamos dedicar esfuerzos; pero por mantenerlas VIVAS y SANAS.

IMG_20160406_6En el aparato digestivo de los loros conviven una multitud de bacterias beneficiosas, dichas bacterias son necesarias para una salud óptima del animal. Éstas no solo permiten la absorción de nutrientes, sino que además favorecen un medio que evita el sobrecreciemiento de otros microorganismos que serían nocivos para el propio individuo. De hecho, algunos estudios concluyen que aquellas aves que mantienen una microbiota equilibrada presentan un mejor plumaje, un crecimiento adecuado, éxito en la reproducción, órganos más sanos, e incluso una mejor recuperación tras estados patológicos.

Antes de continuar es importante definir algunos términos:

PROBIÓTICOS: microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, son beneficiosos para la salud del huésped.

Y por otro lado están los PREBIÓTICOS, que son aquellos alimentos que van a servir de sustrato para esas bacterias “buenas” que se encuentran el en tubo digestivo.

orange-chinned-parrots-1586951_1280

En la alimentación humana hace años que se tiene en consideración el uso de prebióticos y probióticos para la buena salud de la microbiota interna. En el caso de animales como perros y gatos es cada vez más común leer en el etiquetado de las bolsas de *PIENSOS de gama alta, y puede que también en algunos de gama media, ingredientes que favorecen el mantenimiento de la microbiota (se leen siglas comos MOS y FOS que hacen referencia a estos prebióticos y probióticos). Así pues, la inclusión, entre los ingredientes, de alimentos que fomentan la subsistencia de las bacterias beneficiosas, y de microorganismos en sí mismos, es desde hace unos años una práctica común.

Lamentablemente en el caso de los loros, que ya de por si es difícil encontrar piensos de calidad, encontrar piensos que tengan en cuenta la inclusión de prebióticos y probióticos no es fácil, por ello es necesario fijarnos e interpretar muy bien el etiquetado.

El abanico de alimentos PROBIÓTICOS es amplio, pero para nosotros que buscamos el bienestar de nuestro loro, debemos acotar a aquellos alimentos que puedan ser consumidos (por ejemplo NO es nada recomendable ofrecer chocolate negro o berenjena a pesar de ser prebióticos interesantes para los humanos). Entre los alimentos que sí podemos ofrecer están:

  • Yogurt natural sin azúcar
  • Levadura de cerveza (saccharomyce cerevisiae) (la levadura que NO es panificable  y que se vende en herbolarios).
  • A nivel comercial encontramos (ver instrucciones del fabricante):
    • Harrison Enzimas Digestivas (HEALTZYME) también se comercializa como FAUNA FLORA (es el que suelo usar yo).
    • PROBI ZYME de VERSELE LAGA
    • NEKTON Probiótico Biotic-Bird

IMG_20170524_2

Entre el abanico de alimentos prebióticos encontramos:

  • Mijo rojo.
  • Alcachofa.
  • Calabacín.
  • Lentejas.
  • Yuca.
  • Diente de león.
  • Achicoria.
  • Garbanzos.

IMG_20170524_1

Todo estos contienen un porcentaje interesante de glúcidos complejos (como por ejemplo la inulina o los fructooligosacáridos), al no ser digeridos de forma inmediata van a  avanzar por el tubo digestivo hasta servir de alimento a esa microbiota que queremos cuidar e incluso a facilitar el transito.

Por tanto, un aporte en la dieta de nuestro loro de probióticos (lactobacilos y levaduras, catalogados como beneficiosos) y de prebióticos (aquellos hidratos de carbono complejos que sirven de alimento a la microbiota) va traer consigo una salud de hierro, un aspecto saludable y sobre todo prevenir futuras enfermedades.

Por último os preguntaréis porqué molestarnos tanto con estas cosas. La motivación es muy sencilla: en cautividad nuestros loros están a merced de la alimentación que nosotros podamos ofrecer, y puesto que la alimentación que tenemos en casa dista mucho de lo que muchas especies obtienen en la naturaleza, lo único que podemos hacer es aproximarnos a su dieta en libertad. Y que esa aproximación sea lo más holística posible. Y recordad, no existen “superalimentos”, cada alimento juega un papel y en la diversidad es donde reside su valor. Algunos expertos afirman que un exceso de fibra puede acarrear una impactación de buche en ejemplares jóvenes, así que toda esta información ha de adaptarse a la especie que tenemos en casa.

*PIENSO: es un preparado industrial en forma peletizada/extrusionada, que en teoría ofrece los elementos necesarios para una nutrición balanceada.

Anuncios

13 curiosidades anatómicas de los loros

Cosas curiosas acerca de los loros que puede que no sepas…

1. Aunque parezca difícil de creer un loro tiene más vértebras en su cuello que una jirafa. Un loro puede tener 10 o más, mientras una jirafa sólo 7 vértebras cervicales.

cuello loros

2. Las cacatúas se diferencian de otros loros por la presencia en su aparato digestivo de vesícula biliar (entre otras cosas).

breathing-cockatoo

3. El intestino de un Ecléctus es en proporción, más largo que el de otros loros.

IMG_20160406_6

4. La lengua de los Lori presenta una adaptación especial “en cepillo” para facilitar el tipo de dieta nectívora que presenta.

Rainbow_Lorikeet_(Trichoglossus_haematodus)_-drinking

5. El loro Aguileño picotea e ingiere la fruta en trozos enteros muy, muy grandes.

loroaguileño2

6. El color del plumaje de nuestro loro viene dado por la disposición de los pigmentos en las láminas de queratina. Los loros poseen un pigmento exclusivo que no se encuentra en otras aves, la psitacofulvinas.

IMG_20160406_7

7. Las cacatúas no presenta textura de Dyck en sus plumas,  ello provoca que no muestren en su plumaje colores azules y verdes intensos.

eleonora1

8. Las plumas blancas se muestran menos resistentes al desgaste que las plumas de color. Parece que los pigmentos en la plumas están relacionados con una mayor resistencia a las agresiones del ambiente.

plumas blancas

9.  En algunas especies de cacatúas blancas, se puede diferenciar al macho de la hembra simplemente observando el color de los ojos. Es más claro en las hembras y muy oscuros en los machos.

 

cacatua

10. Micropsitta pusio (Microloro Pusio) es las especie de loro más pequeña del mundo, mide unos 8,5 cm y pesa unos 11 gramos.

loro pequeño

11. Las especies Loriculus duermen colgados boca abajo. También son llamados Loritos murciélagos. Algunos autores señalan que su respiración es más rápida que en el resto de las psitaciformes.

dormir

12. El Kakapo (Strigops habroptilus) conocido como el loro nocturno, además de ser el único loro no volador, poseen un olfato muy desarrollado, y es de las especies más pesadas (¡unos 4 kilos!). En la actualidad se dice que quedan menos de 150 loros en libertad.

no estoy gordo

13. Los pulmones de los loros trabajan en conjunto con los sacos aéreos lo que les confiere una gran eficiencia en la respiración, en comparación con los mamíferos. Por este motivo son muy susceptibles a envenenamientos por gases (como los que emana una sartén de teflón al calentarse a altas temperaturas).

IMG_20160406_5

 

Conoce a tu loro

6 aspectos que pueden ayudarte a mejorar la vida de tu loro

IMG_20150926_161955El concepto de salud de nuestro loro, al igual que en las personas, no se limita solo al bienestar físico sino también al bienestar psicológico y social. Ese estado de bienestar es subjetivo, pero también se puede en gran parte objetivar. Se suele decir que cada loro es un mundo, y que existen patrones similares pero no totalmente iguales, lo que a un loro puede resultarle agradable puede que para otro loro sea algo aterrador.
En este post os quiero hacer un llamado a la observación objetiva de nuestro loro mascota. Tal vez no haga falta hacer una lista tan larga, pero es probable que al recoger tantos datos podamos ver de manera global la vida en cautividad que le ofrecemos a nuestro loro. Y puede que hasta nos permita aventurarnos a interpretar su conducta, incluso puede servirnos para alertarnos en un futuro si se da un cambio en su estado de salud.

¿Qué necesitaremos?

Papel, lápiz y un reloj.

Seguir leyendo

Glándula del acicalamiento

El día que confundí la glándula del acicalamiento con una pluma enquistada

Recuerdo que de pequeño una de mis tías solía decir: “la ignorancia es atrevida”. En muchos aspectos de nuestra vida solemos plantar cara y resolver las situaciones partiendo de nuestros conocimientos o experiencias, pero hay ocasiones en las que debemos reconocer que estos no son suficientes y que aún nos queda mucho por aprender.
Una tarde de domingo en la que me encontraba luchando para mantenerme despierto mientras veía la típica película de manta y sofá, Lana (mi guacamayo Maracaná) tras aburrirse de sus juguetes, decidió volar a mi hombro. Se trataba de una situación habitual, que suele activar en mi una respuesta automática en forma de caricias. Aunque me encontraba medio dormido mis dedos detectaron un bultillo en la base de la cola.Rápidamente el sopor y el adormilamiento de aquel domingo se me pasó, y mis ojos se centraron con algo de susto en ese bulto del cual salía un pequeño “mechón” de plumas.

Puede ser que como a mi también a veces me pasa en la barba (que algún pelillo no rompe la piel y decide crecer internamente) pensé que aquel bulto debía de tratarse de una “pluma enquistada”. Mi primera reacción fue creer que la solución estaría de la mano de unas pinzas de cejas, así pues, unos minutos más tarde tenía a mi pobre loro sujeto con mi mano izquierda y en la derecha sosteniendo la pinza….

Justo antes de tirar de aquella aparente “pluma enquistada” una luz se encendió en mi cabeza y decidí recurrir a un amigo biólogo… efectivamente aquello que creí atrevidamente que era una pluma enquistada realmente se trataba de la glándula uropígea (vulgarmente conocida como glándula del acicalamiento).

Se trata de una glándula situada en el lomo de nuestro loro justo en la base de la cola. La glándula uropígea cumple la función de protección y mantenimiento del plumaje, segregando una sustancia que impermeabiliza y limpia el plumaje. Seguramente hemos visto a nuestro loro en alguna ocasión frotar su pico en dicha zona para posteriormente acicalar cada una de las plumas, repartiendo una pequeña cantidad de aquella sustancia oleosa secretada por la gládula uropígea  -enlace a Wikipedia.