5 beneficios de tener un loro en casa

5 razones por las que tener un loro hace tenga un estilo de vida más saludable:

parrot-85585_6401.  Tengo más vitaminas y minerales que cualquiera. Es muy comentado que los loros deben tener una alimentación variada, en la que las frutas y verduras juegan un papel muy importante. Pues bien, en la despensa de todo lorero que se respete suele haber gran variedad de frutas y verduras, así como algún que otro fruto seco, como las nueces, que tanto recomiendan los expertos para mantener saludable nuestro cerebro.

2. Dice el dicho “quien quiera prosperar, que empiece a madrugar”. Pues bien, he sido un trasnochador empedernido pero desde que tengo a mis loros muy pronto por la mañana suelo estar despierto (eso sí, como un día me quiera quedar en la cama ya se encargan ellos de levantarme). Un loro establece muy bien los ritmos día y noche.

3. Mis loros me ayudan a establecer rutinas. Quien me conoce sabe que me distraigo fácilmente, que tengo demasiados pájaros en la cabeza. Pues bien, establecer rutinas para mis loros me ayuda a intentar gestionar mejor mi tiempo: limpieza de casa, alimentación, horas de irse a la cama.

parrot-206322_6404. He aprendido a asumir la vida con menos estrés. Mis loros han elevado mi nivel de paciencia y perseverancia. Tener un loro en casa significa aumentar el nivel de tolerancia al ruido y al desorden, así como saber gestionar los conflictos de intereses (un loro puede ser muy, muy, muy testarudo). Subir las escaleras de mi edificio y que mis pájaros me saluden a metros de distancia es algo común, y también lo es encontrar gran parte de su comida alrededor de su jaula.

parrot-812341_6405. Ser menos materialista. No se cuantos botones he cosido, cuantas camisetas he tenido que cambiarme porque mi loro decide dejar un recuerdo sobre ella. Mandos de la tele, teclas del teclado del ordenador o simplemente los euros que me he dejado por comprar un juguete para que mi loro lo destroce con cariño.

Seguramente a muchos de vosotros os sonaran estas cosas, puede que al final no sea el único al que esta loca y amorosa obsesión haga feliz e inmensamente saludable su vida.

 

lana pidiendo mimos

Anuncios

Juno y Zazú del Maíz

loros alarmasHola, somos Juno y Zazú, una entrañable pareja de cotorritas de mejillas verdes (Pyrrhuras molinae).  Nacimos en cautividad en el otoño de 2011 en España.

Las Pyrrhuras Molinae somos loros muy activos, poco ruidosas en comparación con otros conuros y bastante inteligentes. Las poblaciones silvestres  de la especie Molinae viven en buena parte de Suramérica (Brasil, Paraguay, Bolivia y Argentina).

Seguir leyendo

Lana del Maíz

IMG_20160214_2

Lana del Maíz

Hola, mi nombre es Lana del Maíz. Soy una preciosa hembra de guacamayo Maracaná (Primolius Maracana),  nací en cautividad el 16 de Julio de 2013 en España.

Los Maracaná somos una especie de loros que habita en el centro y este de sur América. La deforestación de nuestro hábitat natural ha condicionado en gran manera a los de mi especie. Esto ha hecho que los Maracaná silvestres se hayan visto empujados a recurrir al consumo de cultivos como por ejemplo el maíz, como consecuencia, los campesinos nos han considerado una plaga y a muchos guacamayos les han dado caza. Se presume que dicha situación, unido a la destrucción de nuestro hábitat (bosques de galería) nos esta llevando casi a la extinción. Actualmente estamos incluidos en el anexo A del apéndice 1 del Convenio CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres).

Seguir leyendo

Nicolás Sánchez

Hola, Soy Nico.

nico perfilUn chico con muchos pájaros en la cabeza. Actualmente cuido de 3 loros (Lana, Juno y Zazú del Maíz). Ellos son la inspiración de éste blog, ellos son la ruidosa alegría que me despierta por las mañanas y quienes hacen que mi café sepa mejor. Amo la naturaleza e intento vivir mi día a día en coherencia con ello.

“Desde muy pequeño, aprendí a ser un explorador, pues los exploradores anhelan la verdad que se esconde en la naturaleza, la primera y más primitiva de todas las verdades. Y como sabía que escribir es soñar y soñar es volar, contaba con una caja de lápices de colores, una pluma y una ilusión tan grande como la mayor de las estrellas. Al regresar de mis viajes imaginarios, después de haberme elevado en el cielo, cuando las estrellas se volvían lejanos sueños de luz, sentía la necesidad de llenar hojas de papel con palabras, palabras que me acercaban una vez más a las estrellas”.

Seguir leyendo