Gasto, critico, luego existo!

¿Has visto alguna vez como tu loro disfruta más con ese canutillo de papel higiénico que con aquel costoso juguete? Si, aquel que continua colgado en su jaula y lo único que hace es acumular suciedad. En un mundo globalizado donde las imágenes dan la vuelta al mundo en cuestión de segundos, ahí estamos nosotros, los que pregonamos amar la naturaleza pero luego derrochamos recursos (naturales) para ofrecer una artificialidad cercana a lo natural.

loro con canutillo

El 26 de junio de 2015, el periódico EL MUNDO publicó una noticia titulada “Animales que generan millones”, en los párrafos de dicho artículo, se podía leer que el negocio montado alrededor de las mascotas había generado en España, la friolera cantidad de 2200 millones de euros, habiendo crecido un 3% en medio de la crisis. Todo esto no sería escandaloso para mí, si no viviéramos en un mundo de usar y tirar. Donde hasta las mascotas se usan y se tiran.

Hoy quiero hablar de aquellos supuestos amantes de la naturaleza, esos que suelen dar clases magistrales y mirar por encima del hombro, pero luego no tienen reparo en sacar ese guacamayo azul y amarillo de su casa, para luego comprarse un yaco, a esos, yo les llamaría: cínicos coleccionistas de loros.

Pero vamos aún más allá, a esa adquisición que se disfraza de solidaridad con la naturaleza. Me refiero a esas personas que se cuelgan medallas por llevarse al salón de su casa cotorras nacidas en libertad, y hablo de aquellas cotorras nacidas en España, esas inocentes exóticas invasoras. Pero os digo: no somos los dueños de la naturaleza, no somos quienes para decidir destinos, de hecho esas cotorras acabaron donde están, porque alguien se las llevo a su casa y luego se canso de ellas. La vida de un loro es muy larga y conozco de primera mano como suelen acabar las cosas para muchos (por más maravillosas intenciones que supuestamente se tienen al principio).

manos pájaroLa solidaridad no va de la mano con secuestrar a alguien de su entorno conocido. Salvar vidas no es llevarte un nido al salón de tu casa, eso no te hace mejor persona, te hace cínico. Quién ha nacido en libertad debe vivir y morir en libertad, aunque sea al menos un único día. Pero así somos los humanos metemos las zarpas en todo, y luego las cosas acaban como acaban.

Y peor aún, esas mismas personas no tienen reparos para señalar y soltar generalidades que se acercan más a la discriminación, que a la crítica constructiva. Son capaces de criticar a Suramérica lo que luego ellos promueven aquí, incongruencias de la vida.

Y volvemos al principio, así es como gastamos 20 euros en un juguete, pero nuestro loro se divierte más con el canutillo de papel higiénico que solemos tirar a la basura.

IMG_20160405_4

“Créete de los que buscan la verdad. Desconfía de los que aseguran haberla encontrado”.

André Gide

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s