El papel de los probióticos y prebióticos en la salud de nuestros loros

Estamos acostumbrados a proteger a nuestros loros de bacterias nocivas, dedicando esfuerzos a mantener una buena higiene en el entorno y en los alimentos. Pero la otra cara de la moneda está en aquellas bacterias beneficiosas a las que también deberíamos dedicar esfuerzos; pero por mantenerlas VIVAS y SANAS.

IMG_20160406_6En el aparato digestivo de los loros conviven una multitud de bacterias beneficiosas, dichas bacterias son necesarias para una salud óptima del animal. Éstas no solo permiten la absorción de nutrientes, sino que además favorecen un medio que evita el sobrecreciemiento de otros microorganismos que serían nocivos para el propio individuo. De hecho, algunos estudios concluyen que aquellas aves que mantienen una microbiota equilibrada presentan un mejor plumaje, un crecimiento adecuado, éxito en la reproducción, órganos más sanos, e incluso una mejor recuperación tras estados patológicos.

Antes de continuar es importante definir algunos términos:

PROBIÓTICOS: microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, son beneficiosos para la salud del huésped.

Y por otro lado están los PREBIÓTICOS, que son aquellos alimentos que van a servir de sustrato para esas bacterias “buenas” que se encuentran el en tubo digestivo.

orange-chinned-parrots-1586951_1280

En la alimentación humana hace años que se tiene en consideración el uso de prebióticos y probióticos para la buena salud de la microbiota interna. En el caso de animales como perros y gatos es cada vez más común leer en el etiquetado de las bolsas de *PIENSOS de gama alta, y puede que también en algunos de gama media, ingredientes que favorecen el mantenimiento de la microbiota (se leen siglas comos MOS y FOS que hacen referencia a estos prebióticos y probióticos). Así pues, la inclusión, entre los ingredientes, de alimentos que fomentan la subsistencia de las bacterias beneficiosas, y de microorganismos en sí mismos, es desde hace unos años una práctica común.

Lamentablemente en el caso de los loros, que ya de por si es difícil encontrar piensos de calidad, encontrar piensos que tengan en cuenta la inclusión de prebióticos y probióticos no es fácil, por ello es necesario fijarnos e interpretar muy bien el etiquetado.

El abanico de alimentos PROBIÓTICOS es amplio, pero para nosotros que buscamos el bienestar de nuestro loro, debemos acotar a aquellos alimentos que puedan ser consumidos (por ejemplo NO es nada recomendable ofrecer chocolate negro o berenjena a pesar de ser prebióticos interesantes para los humanos). Entre los alimentos que sí podemos ofrecer están:

  • Yogurt natural sin azúcar
  • Levadura de cerveza (saccharomyce cerevisiae) (la levadura que NO es panificable  y que se vende en herbolarios).
  • A nivel comercial encontramos (ver instrucciones del fabricante):
    • Harrison Enzimas Digestivas (HEALTZYME) también se comercializa como FAUNA FLORA (es el que suelo usar yo).
    • PROBI ZYME de VERSELE LAGA
    • NEKTON Probiótico Biotic-Bird

IMG_20170524_2

Entre el abanico de alimentos prebióticos encontramos:

  • Mijo rojo.
  • Alcachofa.
  • Calabacín.
  • Lentejas.
  • Yuca.
  • Diente de león.
  • Achicoria.
  • Garbanzos.

IMG_20170524_1

Todo estos contienen un porcentaje interesante de glúcidos complejos (como por ejemplo la inulina o los fructooligosacáridos), al no ser digeridos de forma inmediata van a  avanzar por el tubo digestivo hasta servir de alimento a esa microbiota que queremos cuidar e incluso a facilitar el transito.

Por tanto, un aporte en la dieta de nuestro loro de probióticos (lactobacilos y levaduras, catalogados como beneficiosos) y de prebióticos (aquellos hidratos de carbono complejos que sirven de alimento a la microbiota) va traer consigo una salud de hierro, un aspecto saludable y sobre todo prevenir futuras enfermedades.

Por último os preguntaréis porqué molestarnos tanto con estas cosas. La motivación es muy sencilla: en cautividad nuestros loros están a merced de la alimentación que nosotros podamos ofrecer, y puesto que la alimentación que tenemos en casa dista mucho de lo que muchas especies obtienen en la naturaleza, lo único que podemos hacer es aproximarnos a su dieta en libertad. Y que esa aproximación sea lo más holística posible. Y recordad, no existen “superalimentos”, cada alimento juega un papel y en la diversidad es donde reside su valor. Algunos expertos afirman que un exceso de fibra puede acarrear una impactación de buche en ejemplares jóvenes, así que toda esta información ha de adaptarse a la especie que tenemos en casa.

*PIENSO: es un preparado industrial en forma peletizada/extrusionada, que en teoría ofrece los elementos necesarios para una nutrición balanceada.

Anuncios

Loro, no te acostumbres a la felicidad

Humano: Solo de mirarte siento rabia y tristeza, ¿por qué lo has hecho?

Loro: Déjame tranquilo, ni siquiera hoy logras entenderme.

Humano: Bueno, si te sirve de consuelo, ni yo mismo logro entenderme. Por qué no mejor hablamos y tal vez así algo bueno salga de todo esto. Empecemos, seguramente estarás pensando el porqué hoy no estas en mi hombro, el porqué ahora no puedes picotear suavemente mi oreja, ni empujar con tu cabeza mi cuello. Pero antes de me que digas algo te pido por favor que nos comportemos como adultos, así que no empecemos con sentimentalismos. Recuerda que tus parientes (puede que cercanos) sobreviven ahí fuera sabiendo que cada día puede ser el último. Anda, se fuerte, todos tenemos que serlo en algún momento.

Loro: Un loro rojo, uno blanco, uno verde, uno azul con amarillo, cada vez querías más. Yo, ya no era suficiente para ti. Te engañabas a ti mismo, y te excusabas con los demás diciendo que otro loro sería bueno para mi. Pero en el fondo sabes que no era más que parte de tu propio ego, de esa necesidad de coleccionar.  Tu propia ambición llegó a desbordarte ya no había espacio, ni tiempo, ni paciencia para tantos.

Humano: No seas así, bien sabes cuanto te he dado… cuantas veces he limpiado tu jaula, cuantas veces he soportado tus molestos chillidos por la mañana, cuantas veces aguanté tus picotazos.

Loro: Yo no decidí estar en tu casa, has sido tú. Tu lo has decidido todo por mi; que debía comer, que por pereza siempre era lo mismo, la hora a la que debía dormir, cuando podía comunicarme y cuando no. Hoy me avergüenzo de mi mismo, pues he olvidado mi propia naturaleza para hacerte sonreír.

Humano: Loro, debo serte sincero soy humano y es de humano equivocarnos. Pero debo decirte que también es tu culpa, no debiste acostumbrarte a la felicidad. Cuan ingenuo has sido al creer que este mundo que conoces podría ser tu mundo para siempre. La crueldad ronda por las calles, esta siempre presente y el mundo que he diseñado para ti no es más que parte de una ilusión para hacerme a mi mismo feliz.

Loro: Gracias por la sinceridad, gracias por sentarte a mi lado, gracias por querer hoy ayudarme. Pero puede que ya sea tarde… ya me has quitado la poca dignidad que me quedaba, ahora toma:

 ¡quédate hasta con mis plumas!

africangrey2

-Dialogo inspirado en la película “La habitación” (Room, 2015) y en los planetas que visitó el Principito. Un hipotético caso, que puede ser la realidad de algunos loros.

Legumbres un aporte importante de proteínas vegetales para tu loro

Empezamos este post con una premisa y es que cuando hablamos de alimentos nutricionalmente favorables para nuestro loro, hablamos de su uso en las cantidades y momentos necesarios.

Las proteínas y aminoácidos son nutrientes que resultan esenciales para el buen funcionamiento del organismo, estos cumplen una función estructural y por tanto va a ser muy importantes en momentos  de crecimiento y reposición (muda, puesta de huevos…).  Es por ello que resulta interesante la búsqueda de fuentes de proteínas y aminoácidos que suplan dicha demanda. Una de las fuentes que resulta de fácil acceso, tanto económico como a la hora de conseguirlas en el mercado, son las legumbres.

beans-2014062_1280A modo de recordatorio podemos decir que las legumbres son las semillas contenidas en las plantas de la familia leguminosas (Fabaceae). Sin embargo a pesar de que son una familia muy grande las usadas habitualmente en la alimentación humana (y por ende las que tendremos a nuestra disposición) son un grupo pequeño (lentejas, garbanzos, judías pintas, habas secas, guisantes). Se dice que en promedio las legumbres poseen entre el 20% y el 25% de su peso en proteínas; pero esta cantidad es más alta en los cacahuetes y en la soja llegando hasta el 38% sin embargo estos últimos deben ser usados con moderación por su alto contenido en lípidos en comparación con los otras legumbres. 

¿Cómo ofrecerlas?

Es importante tener en cuenta que las semillas de las leguminosas en estado seco presentan unas sustancias que resultan perjudiciales para los loros. Por tanto, las legumbres secas han de ofrecerse:

  1. Cocidas

  2. Tras dejarlas en remojo durante al menos 24 horas. 

  3. Germinadas

soybean-933026_1280En el caso de dejar germinar la semilla, esta sufre una serie de cambios que van a modificar los nutrientes contenidos en la misma. El almidón se transforma en glucosa, se forman ácidos grasos solubles, aumenta la síntesis de proteínas y la transformación de estas mismas en sustancias más fácilmente asimilables (aminoácidos y minerales) para nuestro loro.

Como datos curiosos tenemos que la soja presenta un mayor porcentaje de proteínas, un menor contenido de hidratos de carbono pero un alto contenido en grasas totales. La judías blancas contienen menos calorías en comparación con otras legumbres (284 Kcal por 100 gr). Las lentejas y las judías pintas son las que más hierro contienen.

Si tu loro es jovenzuelo o tienes una hembra reproductora no olvides incluir en su ración de alimento “fresco” algunas legumbres. Y en general, en época de muda las legumbres serán tu mejor aliado. En todo caso recuerda que no todas las especies exigen un mismo porcentaje de proteína en su dieta, y quién mejor te puede asesorar es tu veterinario.

img_20140929_1

*Algunos datos que aparecen en este artículo resultan de la interpretación del libro Manual de Dietología de Papagayos de Ángel Nuevo (que por cierto, es un libro esencial a tener en la biblioteca todo buen lorero).

Aprende a preparar garbanzos crujientes picantes para loros

Nuevamente nos metemos en la cocina, hoy os proponemos una receta muy fácil de preparar y con un alto valor nutricional:

GARBANZOS CRUJIENTES PICANTES 

INGREDIENTES
1 Taza de garbanzos secos
2 Tazas de agua 
1 Guindilla deshidratadas o Cayena en polvo -opcional
ingredientes-garbanzos-loros
ELABORACIÓN
Dejar en remojo los garbanzos durante 24 horas
garbanzos-en-remojo
Precalentar el horno a 150º C
Poner los garbanzos sobre bandeja para horno
Hornear durante 30-40 minutos, removiendo la bandeja cada 15 minutos para mejorar el secado de los garbanzos.
garbanzos-en-el-horno
Sacar del horno, espolvorear la cayena (guindilla picante)
¡A disfrutar!
garbanzos-picantes

Notas: Si la temperatura del horno es muy alta, los garbanzos pueden saltar como palomitas, estar atentos para regularla. Si vuestro loro no suele tomar alimentos picantes, empezad con poca cantidad. En todo caso, los loros tienen menos receptores de sabor que nosotros los humanos, puede que a nosotros nos haga llorar de picante, pero para ellos puede resultar muy sabroso.

¿Qué beneficios le aporta a tu loro esta sencilla receta? 

Los garbanzos pertenecen al grupo de las legumbres. Se caracterizan por tener un alto contenido de proteína vegetales e hidratos de cadenas complejas, así como una fuente de vitaminas (principalmente del grupo B) y minerales (hierro y calcio). La guindilla, además de hacer la receta más estimulante, favorece el metabolismo de las grasas. Además contiene capsaicina, un compuesto que se usa cada vez más en el tratamiento de procesos dolorosos.

3 comederos que harán salir a tu loro de la monotonía

Esta comprobado que los comederos de acero inoxidable  y con formas redondeadas (sin esquinas) son los más higiénicos. Además de permitir un fácil lavado, pueden ser desinfectados y no absorben sustancias como pasa con la madera o algunos plásticos.  Aún así, resulta interesante de vez en cuando salir de la monotonía y cambiar la “vajilla” de nuestro loro. Es por ello que hoy te proponemos 3 creativos comederos. Uno comestible (usando un pimiento como recipiente) otro reutilizando un vaso de yogur o gelatina y por último un material natural, la corteza de un coco. ¿Te animas a probarlos? Si es así, esperamos que nos cuentes tu experiencia.

Materiales: 1/2 pimiento y brocheta con colgador.

comedero-loro-3

Materiales: Envase de plástico (por ejemplo de gelatina o yogur) y brocheta con colgador.

comedero-loro-1

Materiales: Media corteza de coco y aro con sujetador de rejilla.

comedero-loro-2

¿Te han gustado estas tres sencillas ideas? Si es así, ayúdanos a compartir para que cada día hayan más loros felices y un poquito menos aburridos.

Forzando a mi loro a que haga algo que él no quiere

Empatizar con un animal que has decidido tener en cautividad no es una opción sino una obligación. Un animal que vive en cautividad tiene muy limitada su libertad de decisión. Su vida depende en gran medida de nuestra “generosidad”. Los cuidados básicos son esenciales, pero indagar sobre la dignidad es clave para intentar entender la vida a través de los ojos de nuestra mascota. Es inherente en el ser humano fallar, es propio que cometamos errores, pero también es razonable que aprendamos de ellos, y para ello es necesario una segunda oportunidad, y eso parecen entenderlo muy bien nuestras mascotas.

Vulnerar la dignidad de un ser humano es algo ampliamente rechazado, pero violar la dignidad de un animal muchas veces se pasa por alto.

Hoy mi barco parte de mal puerto pues indagar sobre la dignidad animal es arrojar piedras sobre mi propio tejado. Ya que tengo alojada en mi casa una especie exótica (especie introducida por el hombre en un ambiente diferente al de origen), que si bien es cierto que ha nacido en cautividad de forma legal, no deja de ser eso: un animal exótico habituado a vivir en cautividad.

ara-araraunaLos animales considerados domésticos (gatos, perros,…) son el resultado de una larguísima adaptación al ser humano y al ambiente de cautiverio. Siglos de selección artificial han dado como resultado cambios genéticos, que han favorecido especies “con una supuesta naturaleza dócil”. En el caso de los loros esta domesticación es comparativamente muy reciente.

Es probable que el loro que tengo en mi casa sea el bisnieto (por decir algo) de un loro que alguna vez vivió en libertad en las selvas del amazonas. Ese pasado no tan remoto sé que sigue muy latente en sus genes, y como bien pude comprobar el año pasado, un susto y adiós a mi pájaro. Pues éste ante un ruido extraño siguió su instinto de supervivencia y decidió que había más seguridad en aquellos cielos de la libertad, que en lo que yo le había asignado como su hogar. Debo añadir que gracias a un vecino mi loro pudo volver a casa.

Parto del anterior pensamiento ya que no pretendo jugar a una doble moral. A veces olvidamos que nuestros loros europeos (o de cualquier otro continente que sea distinto al de origen de la especie) son descendientes de un loro que una vez vivió en libertad; un loro que sobrevivió a un largo viaje mientras que seguramente muchos de sus compañeros no lo hicieron (las cifras de loros muertos por el estrés de una exportación, y más si es ilegal… son aterradoras).

ara-severaEs muy común escuchar frases como : “no sé que le pasa a mi loro, ha empezado a ser agresivo, ahora ya no quiere estar conmigo, por más que le intento tocar con cariño solo recibo picotazos”. Inmediatamente viene a mi cabeza la imagen de aquel loro revoloteando por su jaula intentando encontrar una escapatoria a esa mano que insiste en acariciarle, cuando él no quiere. Es ahí cuando el respeto mutuo se pierde y puede dar paso a una agresión por parte del animal. Pues cuando todas las características de defensa frente a la depredación se anulan (huida/camuflaje) no existe otra respuesta que la lucha.

Ofrecer una vida digna dentro de lo que la cautividad permite, es una obligación que hemos adquirido al tener cualquier mascota. Respeta los espacios y los momentos. Si no quiere hacer algo, no le fuerces, ten paciencia y lee su lenguaje corporal. Aunque haya nacido en cautividad su naturaleza salvaje sigue estando en la esencia de su ser, y de ella aún nos queda mucho que aprender

¿Has muerto de viejo o de tristeza?

¿Has muerto de viejo o de tristeza? Te has ido y no podido preguntártelo… ¡Qué ingrato eres haciéndome eso a mi! Yo, que te di un enorme jaula. Yo, que escogí cada día tus alimentos, tus juguetes y hasta el día en que debías bañarte.

¡Egoísta eres muy egoísta! Me dejas un gran vacío. Heme aquí cuestionando si lo he hecho bien, si he sabido darte todo lo que necesitabas para ser feliz.

Aún recuerdo cuando llegaste a casa sin emplumar, y comías de aquella jeringuilla, qué bonito era verte en medio de mi confortable salón suplicando por un poco más de comida. No llegaste agradecerme que te haya evitado ese mal trago de estar con tus padres, de tener que lidiar con otros hermanos hambrientos que podían haberte dejado sin comida.

¡He sido tu héroe, y tú has vivido a cuerpo de rey! Hoy me dejas tan solo un puñado de plumas y un papel pintado en la pared con esa bonita selva que pegue para que te sintieras como en casa.

Vaya picotazos me llevé, vaya chillidos aguanté, cuantas ganas reprimí de no dejarte ir por la ventana, pues sabía que no podrías vivir sin mi, pues al final estas domesticado, porque tú, eres parte de la fabrica de loros, eres parte del capricho humano que anhela tener la naturaleza en casa sin importar el precio.

Critiqué a quienes roban loros de los nidos, esos loros que si tienen alma y que no son iguales que tú, porque tú, solo eres el vago nieto de un loro que un día vivió en libertad, y que vino a mi país en un tráfico “legal” de especies arrebatadas de su hábitat.

No sabes lo afortunado que fuiste,… y ahora yo muero de melancolía enfrentándome a la realidad y escondiéndome detrás del sarcasmo, pues necesito creer que has muerto de viejo y no de pena, y así mi conciencia quedará limpia.

plumas

Prepara un bizcocho para tu loro

Es una tarde cualquiera y nos acabamos de despertar de una merecida siesta… ¡es hora de merendar!

Os proponemos hacer un bizcocho con la mezcla HARRISON’S mijo y linaza ecológica. Se trata de un bizcocho que puede usarse a modo de premio (pocas dosis, pocos días a la semana). Dicha mezcla esta elaborada a partir de ingredientes procedentes de agricultura ecológica, no contiene por tanto pesticidas, herbicidas, insecticidas, colorantes, aromatizantes, ni semillas modificadas genéticamente.

Receta para elaborar un bizcocho de tamaño mediano:

ingredientes-bizcocho-para-loros

Elaboración:

preparacion

bizcocho-de-loros-recien-hecho

cortar-y-congelar

Notas: En nuestro caso hemos usado huevos ecológicos para seguir en la misma línea. Existen 3 sabores de Mix de Harrison’s Bird Bread: Original, Picante y Mijo/Linaza.

Espero que vosotros y vuestros loros disfrutéis tanto como lo hemos hecho nosotros.

Terapia Ocupacional para loros

 

terapia ocupacional 2

Loro gris disfrutando de un trozo de fruta pinchado en una percha

La terapia ocupacional para loros es un concepto en auge, cada día se puede leer más en la literatura loruna o en los post de parrot bloggers internacionales. Es un tema del que hablaré más en futuros post. El fundamento es básico: sí tenemos en casa un loro mascota deberíamos proporcionarle el medio adecuado para desarrollar/mantener sus capacidades.

Por respeto a la naturaleza, sí tenemos alojada en nuestra casa una especie exótica, resulta importante conocer las características conductuales naturales de dicha especie. Además de ahondar en las condiciones de su hábitat natural, para así ofrecer en casa un entorno que favorezca su correcto desarrollo y mantenimiento. Un desarrollo que implica el paso por varias etapas. Y que dependiendo de la especie puede tratarse de meses (por ejemplo periquitos) o años (por ejemplo guacamayos).

terapia ocupacional 3Esto significa que debemos tener muy en cuenta la edad y la especie a la hora de promover ciertas actividades. Un loro sin emplumar no debería estar en el salón de casa, debería estar en el nido. Un loro que aún no es capaz de sostenerse en una percha no debería estar en una jaula, sino un nido con el sustrato adecuado para el correcto desarrollo de sus articulaciones. Un loro debería desarrollar sus capacidades sensoriales poco a poco y no ser expuesto a la luz, frío y ruido a muy temprana edad. Un loro juvenil debería poder contar con loros “tutores” de los cuales pueda aprender los comportamientos para ser un loro en toda regla.  Entre ellos, aprender a acicalarse correctamente, adaptar la fuerza de su pico a distintas necesidades, a comer de forma variada y sana. Pero sobre todo un loro debería aprender a convivir de forma armónica.

terapia ocupacional 1

¿Y que hacemos cuando estamos frente a un loro que no ha desarrollado adecuadamente sus capacidades motoras, sensoriales y cognitivas? Es ahí cuando sale a bailar la palabra terapia ocupacional para loros. No se trata de tener a nuestro loro entretenido, sino de fomentar actividades que permitan el desarrollo psicomotor en sintonía con la edad y la especie. Por ello cobran sentido los parques de juego, los juguetes diseñados para loros que al resolver un acertijos se obtiene una recompensa por descifrarlo o simplemente aquel juguete con el que nosotros y nuestro loro disfrutamos enormemente. Y es que tal vez ese niño que llevamos dentro aflora para dejarnos sentir ese simple placer de romper las cosas.

IMG_20160223_2

childhood“Recuerdo que cuando tenía 8 años mis padres me regalaron unos cochecitos. Supongo que por aquel entonces pensaron ingenuamente que era lo suficientemente pequeño como para seguir jugando con este tipo de juguetes, y a la vez lo suficientemente grande como para ser cuidadoso con ellos, pues aquellos cochecitos habían pertenecido a generaciones anteriores. Generaciones que los habían tratado con la suficiente delicadeza como para que algún nieto muchos años después pudiera disfrutar jugando con ellos.

Unas semanas más tarde y quizás mi memoria me falle intencionalmente, puede que se tratara de días, aquellos cochecitos estaban rotos. En algunos las ruedas habían saltado por los aires y los otros simplemente habían cambiado de forma. Aquella ocasión no acabo muy bien para mi… os podéis imaginar la cara de mis padres tras ver lo que accidentalmente había ocurrido”.

Nico

5 beneficios de tener un loro en casa

5 razones por las que tener un loro hace tenga un estilo de vida más saludable:

parrot-85585_6401.  Tengo más vitaminas y minerales que cualquiera. Es muy comentado que los loros deben tener una alimentación variada, en la que las frutas y verduras juegan un papel muy importante. Pues bien, en la despensa de todo lorero que se respete suele haber gran variedad de frutas y verduras, así como algún que otro fruto seco, como las nueces, que tanto recomiendan los expertos para mantener saludable nuestro cerebro.

2. Dice el dicho “quien quiera prosperar, que empiece a madrugar”. Pues bien, he sido un trasnochador empedernido pero desde que tengo a mis loros muy pronto por la mañana suelo estar despierto (eso sí, como un día me quiera quedar en la cama ya se encargan ellos de levantarme). Un loro establece muy bien los ritmos día y noche.

3. Mis loros me ayudan a establecer rutinas. Quien me conoce sabe que me distraigo fácilmente, que tengo demasiados pájaros en la cabeza. Pues bien, establecer rutinas para mis loros me ayuda a intentar gestionar mejor mi tiempo: limpieza de casa, alimentación, horas de irse a la cama.

parrot-206322_6404. He aprendido a asumir la vida con menos estrés. Mis loros han elevado mi nivel de paciencia y perseverancia. Tener un loro en casa significa aumentar el nivel de tolerancia al ruido y al desorden, así como saber gestionar los conflictos de intereses (un loro puede ser muy, muy, muy testarudo). Subir las escaleras de mi edificio y que mis pájaros me saluden a metros de distancia es algo común, y también lo es encontrar gran parte de su comida alrededor de su jaula.

parrot-812341_6405. Ser menos materialista. No se cuantos botones he cosido, cuantas camisetas he tenido que cambiarme porque mi loro decide dejar un recuerdo sobre ella. Mandos de la tele, teclas del teclado del ordenador o simplemente los euros que me he dejado por comprar un juguete para que mi loro lo destroce con cariño.

Seguramente a muchos de vosotros os sonaran estas cosas, puede que al final no sea el único al que esta loca y amorosa obsesión haga feliz e inmensamente saludable su vida.

 

lana pidiendo mimos